Ninguna persona debe alimentarse de la misma manera que las demás, ni del mismo modo en todas las épocas del año o de su vida.

Más importante que lo que comemos, es tener una buena asimilación de los alimentos.

Para ello, hemos de tener en cuenta algunas recomendaciones a la hora de alimentarnos:

#1 Las frutas, verduras y hortalizas recolectadas sin madurar y almacenadas durante días pierden gran parte de su valor alimenticio.

#2 Nuestra alimentación diaria debe incluir alimentos mineralizadores y vitalizadores (frutas, verduras crudas y hortalizas), alimentos de combustión y trabajo (cereales, legumbres, patatas) y alimentos de reparación o construcción (pan integral de calidad y fruta oleaginosa).

#3 Comer siempre a la misma hora, despacio y sin televisión, procurando que nuestra conversación sea animada y positiva durante la comida. Mientras comemos, no sólo ingerimos comida, sino que también degustamos los alimentos, si comemos rápido, viendo las “malas noticias”, pensando en cualquier preocupación o atendiendo al móvil, nos perdemos esa degustación y sólo nos llenamos el estómago.

#4 La energía, el amor, la capacidad de disfrutar cocinando y la conciencia del cocinero hacen que nuestra comida sepa de forma diferente, por eso, mientras cocines pon toda tu atención a esta acción, cocina de forma consciente y alégrate de los alimentos que tienes para disfrutar y hacer disfrutar a otros mientras coméis.

#5 No comas sin hambre. Si tenemos hambre nuestro organismo nos está avisando de la necesidad fisiológica que tiene de nutrientes, por el contrario, si nos alimentamos sin tener hambre, nuestro aparato digestivo no está preparado para digerir los alimentos y estos quedarán a medio digerir, pudriéndose y fermentando en el interior de nuestros intestinos.

#6 De vez en cuando es necesario dar un descanso al aparato digestivo ayunando o comiendo sólo frutas o ensaladas. Sobre todo mientras estamos en un proceso de enfermedad, así, las fuerzas que ahorramos al no tener que digerir alimentos, se concentran especialmente en los procesos de curación.