Os traemos otra entrevista fantástica que nos ha concedido Ana Moreno. Sabemos que estás muy liada Ana, así que muchísimas gracias por atendernos, es un placer conocerte. Empecemos por los orígenes de la cocina:ana-moreno

1.- ¿Cómo nace tu amor por la cocina vegetariana?

Pues mira, a mí la cocina siempre me ha encantado, yo cocinaba con mi madre, soy la pequeña de una familia de tres, los dos mayores son chicos, Y yo la única chica, en una familia tradicional. Siempre cocinaba con mi madre, la ayudaba en todo, me encantaba estar con ella en la cocina porque nos contábamos nuestras cositas, nos reíamos, estaba siempre haciendo comidas con ella, y cuando tocaban cosas con carne a mí me daba siempre muchísimo asco y me salía. Mi madre, por ejemplo, se ponía a hacer unas albóndigas y cuando terminaba me llamaba ¡Ana, ya puedes venir!, y yo volvía a la cocina cuando ya no estaba la carne.

De manera natural, he nacido con esta inclinación, gracias a Dios, pues para mí ha sido una bendición, ya que sé que hay mucha gente a quien le cuesta mucho comer vegetariano ya que le gusta mucho la carne, pero yo he nacido de esta forma. Cuando pasaba por delante de una carnicería, me tapaba la nariz, imagínate, decía ¡ay que asco!

Con el pescado no me pasaba tanto, ya que he nacido en puerto de mar y me he criado con pescado, no tengo la misma sensibilidad, tengo que reconocerlo, siempre me lo cuestiono, por qué será esto, veo un animal que sufre y me cuesta mucho más sentir pena o dolor cuando veo un pez que sufre, aunque también por supuesto.

Mi familia y en concreto mi madre, fue muy buena conmigo permitiéndome no comer carne, dejándome mientras comiera otras cosas, mientras no fueran rollos raros con la comida que sonaran a anorexia. Así que, mi amor fue por la cocina en general y por la cocina vegetariana porque tenía esa inclinación con la que nací. Ya nací vegetariana sin saberlo y lo fui descubriendo poco a poco con el tiempo.

2.- ¿En qué lugar aprendiste más sobre cocina?

Aunque he viajado mucho por el mundo y me he formado en cocina en Tailandia, donde he aprendido un montón, en Nueva York, donde también he aprendido muchísimo, en Puerto Rico, donde sobre cocina aprendí un poco menos pero sí sobre alimentación saludable… creo que donde más he aprendido sobre cocina es con mi mama, cocinando con ella desde pequeñita.

Tengo que hacer honor a todo lo que he aprendido en una cocina tradicional, auténtica, mediterránea de verdad, en casa, una cocina con pocos recursos económicos, por tanto, era una cocina basada en productos muy naturales. No podíamos comprar comida procesada porque no teníamos dinero cuando yo era pequeña. Mis padres el dinero justo que tenían se lo han gastado en educación para sus tres hijos. Así que donde más he aprendido ha sido en el seno de una familia tradicional, en casa con mi madre.

3.- ¿Qué te motiva a seguir?

Lo que me motiva a seguir es ver el interés tan grande que hay y lo agradecidas que se sienten todas las personas que empiezan a vegetarianizar su dieta, porque me doy cuenta que es necesario. El que yo tenga tantos seguidores, tan buena acogida, todo eso, es una cosa que no me la explico. Yo no soy para nada la mejor en nada, nunca lo he sido en mi vida, y sin embargo muchísima gente me dice cosas como “Ana, (¡cosas brutales que se me ponen los pelos de punta, no!) que haya podido concebir un niño ha sido en parte gracias a ti, has cambiado mi vida…”, ¡Yo alucino!.

Creo que eso es porque la Vida me ha colocado en el lugar en el que tengo que estar, y yo no soy la hacedora, soy un canal que transmite la información que la persona necesita escuchar, quizá porque el Universo me ha puesto ahí y me apoya, y este es mi papel. Estoy donde tengo que estar y no soy la que hace, soy el instrumento del que se sirve la vida, por lo que sea la gente confía en mí, por lo que sea llega lo que transmito, estoy convencida que hay una mano de Dios ahí que me ha pedido que yo lo haga y yo me he prestado y entonces ocurre.

4.- ¿Cómo definirías tu cocina?

Mi cocina la defino como una cocina exótica porque utilizo muchas cositas como técnicas, ingredientes, que son de España pero que a lo mejor son menos conocidos; pero a la vez es una cocina muy sencilla, muy fácil de hacer, muy poco complicada, muy sabrosa, económica… es particular.

Yo creo que se puede ver bien en mi Curso online para vegetarianos “muy verdes”, y http://escueladecocinavegetariana.com/shop/curso-online/curso-online-para-vegetarianos-muy-verdes/ y se va a ver ahora en mi nuevo libro, que sale en abril del 2017, estoy feliz y agradecidísima de la vida, que se llama “Comer con Mindfulness”.

Es un libro en el que hay casi un centenar de recetas ilustradas a color preciosas y ejercicios de mindfulness, y ahí se ve como utilizo ingredientes y técnicas que a lo mejor inicialmente son menos conocidos, pero que realmente son muy tradicionales.

Son de toda la vida, utilizo mucho los fermentados por ejemplo, son cosas exóticas, quizá poco frecuentes pero muy facilito y precioso de hacer cada uno en su casa, con ingredientes de toda la vida y económicos.

5.- ¿Hacia dónde piensas que caminará la cocina en los próximos años?

Yo creo que la cocina caminará en la dirección de lo saludable, lo natural, lo no procesado, lo que puedes hacer tu en casa, con mimo, con delicadeza, con tiempo, va a ser más que una cocina de ensamblaje como es la de ahora, que abro una bolsa de esto y una lata de aquello, lo mezclo todo y me lo como.

Será una cocina de dedicarle un poquito más de tiempo, con una buena organización detrás. Para fermentar tú no necesitas estar delante del alimento para que fermente, fermenta sólo, simplemente hacerlo una vez y esperar. Es una planificación lo que hay detrás, una buena organización.

Creo que es muy necesario que aprendamos a organizarnos, porque entonces las cosas no son tan difíciles, cuando hay una buena metodología detrás, una buena “mise en place”, que en francés, literalmente significa “puesta en el lugar”.

Se trata de colocar todo lo que necesitas antes de empezar, de ir limpiando todo lo que ensucias…, todo eso te favorece para que puedas hacer una cocina más tradicional, más basada en productos naturales pero sin necesidad de invertir horas y horas en la cocina como hacían nuestras abuelitas o bisabuelas porque hoy hay electrodomésticos y utensilios que nos hacen la vida más fácil.

6.- ¿Qué intereses tienes a parte de la cocina?

A parte de la cocina son muchos los intereses que tengo, me gusta muchísimo escribir, como sabes; hacer cositas de cosmética natural en casa; me encantan los animales, tengo dos gatitos; me encanta crear, soy muy creativa, siempre estoy ideando cosas; me encanta la decoración, mi hotel rural lo he decorado yo y parece que está bonito J

Me encanta transmitir a la gente que cualquier cosa que hagamos la tenemos que hacer disfrutándola, poniendo amor en ella y haciéndolo como si fuera para nosotros mismos. A mí me lo decía el pintor de mi hotel, me decía: “Ana, tu hotel me encanta porque lo has decorado como si fuera cada habitación para vivir tú”. ¡Es verdad!, me gustan tanto que me quedaría a vivir en cada una de ellas.

Ese tipo de cosas como hacer regalitos de trabajos manuales, una composición de fotos, todas esas cositas del cariño, del tiempo, del darse, del estar con una misma. Me gusta muchísimo practicar mindfulness en mi vida cotidiana, me gusta hacer yoga, bailar flamenco, tengo mi bicicleta estática que utilizo cada mañana y un hula hoop, que es muy divertido. Salir a pasear al campo, las películas de risa, el cine francés…

7.- Un deseo

Un deseo que tengo es que en lugar de lamentarnos por las cosas que pasan, actuemos. Mira, te voy a contar una anécdota. En verano estuve en Oporto, en Portugal, y de pronto vi una gaviota, que estaba en una calle llamada “calle de las flores”, muy bonita, y estaba la pobre muerta de sed, como desorientada, y todo el mundo decía “ay, pobrecita, pobrecita”, qué le habrá pasado, se habrá caído de un nido, no puede volar… pero nadie hacía nada.

Entonces yo me fui detrás de la gaviota, la llamaba como si fuera un gato jajaja, es lo que se, y mi exnovio me decía: “Ana, que haces, que haces”, porque con mis manos, ir a coger una gaviota, seguramente me diera un picotazo. “Que no la vas a poder rescatar”, y yo le decía “déjame en paz”.. Jjijiji, me entraba por un oído y me salía por el otro. Él ya me imaginaba en el hospital con un picotazo de gaviota en la mano.

Pues, las fuerzas del universo se confabularon, la gaviota atraída por el aire fresquito de un aire acondicionada de una tienda, entró, y en la tienda, detrás del mostrador, la pude acorralar, por un lado yo, por el otro el tendero, me dio una caja, la metí, la cerré y me fui corriendo hacia la ribeira, donde pude soltar a la gaviota, en los escaloncitos de un sitio donde no había turistas.

Estábamos solos mi exnovio y yo, la dejamos allí y por lo menos se fue al rio Duero, hacia la desembocadura, donde estaban el resto de gaviotas. No sé qué pasaría, si se le curaría el ala, si podría volar o lo que fuera, pero por lo menos ahí tendría para refrescarse y comida.

Yo no tenía ni idea si iba a poder rescatarla pero me puse en el camino, me puse en marcha, me puse a disposición de la situación, yo estaba ahí y tenía la responsabilidad de hacer lo posible, lo que estuviera en mi mano para salvar la gaviota, porque no había nadie que lo hiciera, nadie se atrevió.

Yo no me planteé si lo iba a conseguir, ni cómo, sino que me puse en el camino a hacerlo, porque sé que es lo que se me requiere, yo estoy ahí y la gaviota está mal, por tanto tengo que actuar.

8.- Algún mensaje que quieras darle a las personas que lean la entrevista

El mensaje que quiero dar a las personas que lean la entrevista es que no dejen que las cosas las hagan otros, que actúen, que cuando haya una necesidad se pongan en el camino, aunque no vean el cómo, aunque no sepan cómo se va a solucionar, porque la vida, que es muy sabia, y Dios, el universo, que son buenísimos, y que nos han creado, van a ponerse, confabulándose, a nuestro favor para que las situaciones, las circunstancias se den, para que pueda ocurrir eso que es necesario que nosotros aportemos al mundo.

Ese es mi testimonio, además mi testimonio es real porque lo he vivido en muchas situaciones de la vida. Yo me pongo en el camino sin tener ni idea de cómo voy a poder, pero las cosas pasan y esa es la magia y la belleza de la vida, lo que nos hace seguir día a día poniéndonos en el camino. ¡Un abrazo y muchas gracias por esta entrevista tan bonita!

Ana sabemos que empiezas una nueva edición del curso online para vegetarianos muy verdes, dejamos el enlace aquí del curso y de tu web por si alguien quiere más información http://escueladecocinavegetariana.com/shop/curso-online/curso-online-para-vegetarianos-muy-verdes/