¿Qué tipo de realidad vives?

¿Qué nos hace enfermar?

Nuestra salud es la unión de un montón de factores y en este artículo te vamos a dar algunas de las claves para mantenerte sano.

El principal factor a tener en cuenta para mantener una salud de hierro es que tus pensamientos, emociones, actos y objetivos vayan en una sola dirección.

He visto mucha gente llegar a consulta enferma de desacuerdo con ellas mismas, y por mucho que trataran de llevar una dieta sana, hacer deporte, meditar, etc., siempre acababan enfermando o dejando de hacer aquello que les sentaba bien.

¿Sabes por qué?

Pues porque existía en su vida algún tipo de contradicción.

Esto se llama Autosabotaje.

Esas personas inconscientemente se decían a ellas mismas que no merecían algo que deseaban con todas sus ansias.

Estaban en un trabajo nutricional (es aquel que sólo haces por dinero), mantenían relaciones tanto sociales como de pareja muy tóxicas, estudiaban algo que no querían en realidad o no se atrevían a dar el salto para hacer aquello que realmente deseaban.

¿Quieres saber cuál es el resultado más común en esa situación?

Pues que todas ellas padecían algún tipo de alergia.

Su sistema inmunológico había entendido que si ellas nos hacían nada en su propio beneficio, él tampoco era el encargado de hacerlo.

Lo peor es que todas ellas tenían excusas perfectamente elaboradas para no generar ningún cambio.

Ya sabemos que salir de nuestra zona de confort cuesta y hasta duele a veces, pero hay un mundo estupendo esperando a que cambies tu forma de pensar y de ver la realidad.

¿Qué pasó con las alergias de estos pacientes?

Pues aquellos que se pusieron manos a la obra, tomaron decisiones, escribieron sus proyectos, ideas y sueños y encaminaron su vida a ellos, en pocos tratamientos dejaron atrás sus alergias.

Los que prefirieron ser avestruces y no afrontar la realidad para cambiarla, siguieron con sus alergias por mucho más tiempo.

Y sabes… esto no es ni malo ni bueno, cada cual tiene un tiempo y no podemos hacer que nadie corra más sólo porque nosotros lo queramos.

Tan sólo podemos mostrarles las herramientas que pueden usar cuando decidan que están preparados.

Por eso, cuando creas que tal o cual persona debe cambiar ciertas actitudes, hábitos, etc., muéstrale las herramientas, pero no quieras andar su camino por ella.

Y tú… ¿Eres avestruz?

Si ya has decidido sacar la cabeza de debajo de la tierra, nos encantará saber qué estrategias estás usando y cuál te ha ayudado más.